Hay una sola religión…el Amor
Hay un solo Lenguaje…el Corazón
Una sola Raza…la Humanidad
Un solo Dios..y está en todas partes

En los últimos años se han incrementado en forma alarmante las enfermedades oncológicas, apareciendo diversos tipos de cáncer sin respetar edad, sexo o nivel socioeconómico. Dicho padecimiento además de afectar física y emocionalmente a quien lo sufre, golpea fuertemente la economía de toda la familia, pues los tratamientos van desde los $600.00 hasta los $150,000 haciéndolo inalcanzable para muchos pacientes que no cuentan con seguridad social o privada.

Como un apoyo para aligerar la carga económica en la adquisición de medicamentos, surge la Fundación Centro de Medicamentos Oncológicos, I.B.P. creada desde hace siete años por la Ing. Quim. Cecilia del Rocío Ramírez Ojeda, quien gracias a la aportación económica de un donador, sus relaciones con ciertos laboratorios y su experiencia en voluntariado con otra asociación que actualmente ya no existe, ofrece los medicamentos a precios económicos que están por debajo de los que se comercializan en las farmacias a personas que padecen cualquier tipo de cáncer, sin necesidad de cubrir requisitos burocráticos.

“Nuestra labor es buscar recursos económicos de personas generosas que apoyan desinteresadamente mediante donativos, y adquirir los medicamentos a los mejores precios directamente de los laboratorios, para cubrir las necesidades de los tratamientos de quimioterapia, de quienes están recurriendo a nuestra institución por la necesidad de adquirirlos a los costos más bajos”.

DIOS TE LLAMA

Cecilia reconoce que su corazón altruista es herencia de su padre, en quien tuvo el ejemplo de ayuda desinteresada “él apoyaba a la gente, dando su tiempo sin ninguna remuneración y hoy tengo en mi esposo Gustavo Rojas Franco a un gran compañero, que se ha sumado a esta causa desde su propia trinchera y con su equipo de colaboradores….Dios te llama y él te pone en el lugar y con la gente precisa”.

Afortunadamente el Centro de Medicamentos Oncológicos también cuenta con importantes y grandes aliados como dos laboratorios que dan servicio de quimioterapias a los pacientes que llegan recomendados por la fundación, cobrándoles una cantidad mínima comparada con el precio que normalmente se maneja.

“Les hacemos una invitación especial a los médicos oncólogos y los encargados de las instituciones especializadas en estos casos, para que nos envíen a sus pacientes, seguramente aquí encontrarán precios bajos y si tienen una alta posibilidad de recuperación, pueden obtener también ayuda especial para la compra de sus tratamientos, siempre y cuando se trate de personas de escasos recursos, previo estudio socioeconómico”.

En promedio atendemos de 3 a 4 personas diarias y sus tratamientos que pueden durar hasta 8 años consumiendo medicamentos, varían de acuerdo al tipo de cáncer que padezcan. En el caso de que el precio sea superior a los $5,000.00 se pide un anticipo del 50% para conseguirlo al momento que lo requiere y así evitar que caduque pues representaría una pérdida económica para la fundación. “Cuando es así, lo solucionamos donando los medicamentos a otras asociaciones para que se pueda aprovechar”.

La Presidenta expresó la necesidad de tener un terreno para construir un lugar de trabajo más amplio para dar inicio a otros proyectos como dar pláticas para prevenir y detectar el cáncer a tiempo, contar con un mastógrafo para realizar estudios y personal médico para realizar esta función y aplicar las quimioterapias.

La difusión de la fundación se hace a través de los agentes médicos que informan a los doctores oncológos de la existencia del Centro de Medicamentos Oncológicos, I.B.P. y ellos a su vez orientan a sus pacientes a acudir a la institución, incluso han prestado su servicio a personas de Saltillo, Tampico, Orizaba, Xalapa, Chiapas y Oaxaca, quienes, desde su estado vienen por el medicamente o se les envía por paquetería hasta su domicilio.

A la fundación también llegan personas de comunidades indígenas que no tienen dinero ni para comer, y se les regala el medicamento, aunque no siempre, pues tratamos que den un poquito, para que sientan el compromiso de quererse curar, porque a veces cuando tú les regalas todo, no funciona. – expresó Cecilia del Rocío.

“Ayudar al que más lo necesita, será como ayudarte a ti mismo”