“Me dirijo a la juventud, a aquellos que cantaron y entregaron su alegría y su espíritu de lucha”.Salvador Allende

¿Sabías que en el 12 de agosto se celebra el día internacional de la juventud? La celebración de este día nace por recomendación de la Conferencia Mundial de Ministros de la Juventud y fue instaurado en el año de 1999 por la Asamblea General de la ONU, los países miembros se unen para celebrar a los jóvenes a lo largo del mundo se realizan acciones para concientizar sobre la importancia de los jóvenes en las diferentes temas públicos, pero sobre todo en su influencia en la toma de decisiones.

Las acciones que realizan los países miembros se centran en los siguientes temas:
1. Mejorar la participación de la juventud en la toma de decisiones
2. Desarrollar políticas en temas prioritarios como la educación, el empleo, el hambre y la pobreza, la salud, el medio ambiente, el uso indebido de drogas y la delincuencia juvenil.
3. Desarrollar canales de comunicación y cooperación entre organizaciones juveniles.

Para la ONU los jóvenes son considerados como un grupo de personas comprendidas entre los 15 y 24 años de edad, sin embargo en nuestro país se consideran jóvenes a las personas que estén en una edad entre 15 y 29 años. Actualmente la generación de jóvenes a nivel mundial es considerada la más grande de la historia con una cifra que asciende a mil millones de personas en todo el mundo, según cifras de las Naciones Unidas.

México y su juventud

En nuestro país existen 38.3 millones de jóvenes cuya edad promedio es de 27 años de edad, de los cuales el 50.3 % mujeres y 49.7% hombres.

A pesar de que el sector juvenil es uno de los más importantes para el desarrollo de nuestro país, es el menos favorecido en temas como salud, trabajo, seguridad social y vivienda lo que provoca un horizonte gris para el desarrollo y estabilidad. Una de las características notables en esta generación de jóvenes es que la mayoría tiene una mejor preparación educativa y es la que está sufriendo de peores condiciones laborales.

A pesar de que ser joven en México es una tarea titánica, somos un sector en el que pueden nacer los cambios, activar acciones que generen y construyan acciones que fomenten el cambio en nuestro país, los jóvenes son el motor del cambio y para lograr esto es fundamental ser críticos, informados y comprometidos con el bienestar de nuestra nación.