¿Sabías que en 2015 se publicó la Norma Mexicana para la Igualdad Laboral y la no Discriminación? Esta Norma registrada como NMX-R025-SCFI-2015 se promueve como un sistema de gestión; tiene una serie de requisitos que permiten a una empresa o institución pública o privada obtener un certificado que la identifica como un centro de trabajo que promueve la igualdad laboral y la no discriminación.

En otras palabras, la Norma busca que en los centros de trabajo se brinde la misma oportunidad de desarrollo y crecimiento a las personas que laboran en ellos, que se prohíba el maltrato, violencia o segregación tanto de las personas trabajadoras como del público al que atienden sin importar su sexo, religión, diversidad sexual, condición de discapacidad, apariencia física, edad, estado civil o conyugal, condición social, económica, de salud o jurídica, etc.

Tiene como antecedente el Modelo de Equidad de Género (MEG), que en una evaluación de impacto realizada en el 2013, arrojó como resultado que las empresas certificadas en este modelo habían mejorado el clima laboral, la comunicación, la productividad y la estabilidad del personal en sus cargos.

Además responde a varios aspectos de violencia y discriminación laboral que han arrojado diferentes encuestas nacionales, por ejemplo, la discriminación que sufren algunas personas para acceder a algún empleo ya sea por su condición de género, sexo, condición de discapacidad o edad; la diferenciación de salarios entre hombres y mujeres o el despido injustificado por embarazo sólo para mencionar los ejemplos más comunes.

Los requisitos son variados pero no imposibles de cumplir, básicamente lo primero que se debe hacer es un diagnóstico del centro de trabajo, que permita identificar qué actividades realizan hombres y mujeres, si los salarios son iguales para las personas que ocupan el mismo cargo o tienen las mismas responsabilidades, si existen condiciones para la contratación de personas con alguna discapacidad, si las instalaciones son accesibles para todo tipo de público, si existen mecanismos para prevención del acoso sexual y laboral, cómo se sienten las personas que trabajan en la empresa con el ambiente de trabajo, en fin, información que pueda ser utilizada para trabajar en los requisitos de la norma.

La importancia de establecer este tipo acciones al interior de una empresa o institución, es que al brindar las mismas oportunidades a las personas que laboran en ellas, mejorar las condiciones de trabajo y generar mejores climas laborales; se está impulsando el bienestar de la fuerza de trabajo, lo que resulta en un mayor compromiso con la empresa y la creación de equipos de trabajo solidarios. En resumen, se promueve un ganar-ganar para quienes sean responsables de una empresa o institución, para quienes trabajan en ella y para el público al que atienden.

Si una empresa se preocupa por la calidad y la satisfacción de su clientela evaluado sus productos o servicios y mejorando lo que no sea calificado como óptimo; también debe preocuparse por quienes hacen posible que exista ese producto o servicio, es decir por el capital humano que conforma la empresa; escuchar sus necesidades, sus opiniones y permitirse crecer junto con la fuerza de trabajo, finalmente, las personas respondemos de manera positiva cuando nos sentimos reconocidas y tomadas en cuenta.

Si quieres saber más sobre la Norma, puedes consultarla en internet en la siguiente liga: http://www.conapred.org.mx/index.php?contenido=pagina&id=543&id_opcion=686&op=686