En una plática con un conductor de transporte público, iniciamos una discusión sobre los diferentes vicios que existen en nuestra sociedad, en la plática le comente que no únicamente el alcoholismo y la drogadicción eran comportamientos que frenaba el desarrollo de una persona, que existía un vicio silencioso que azotaba principalmente a mujeres el cual es uno de los factores preponderantes para el desarrollo de la violencia hacia las mujeres, la codependencia.

Sin embargo el me comento que eso no era verdad, que las mujeres sufren violencia porque quieren y que los que se encuentran en alguna situación con alguna droga o alcoholismo era porque tenían baja autoestima.

Al escuchar esta afirmación reflexione sobre las personas que tienen estos pensamientos, que consideran que la violencia hacia las mujeres es un sinónimo de baja autoestima, que los comportamientos colectivos no influyen y que las acciones del día a día no afectan a los demás.

Los números no mienten

Nuestra sociedad está regida bajo diferentes leyes, reglamentos, códigos y normas, algunas de ellas están escritas y otras (muchas) se encuentran en la inconciencia de la sociedad. Con la liberación de las mujeres y la lucha por una sociedad más incluyente se ha iniciado un proceso de transformación de nuestra cultura.

En lo que va del año se han realizado 66 feminicidios en Puebla es considerada como una entidad violenta hacia la mujer, ya que se presenta un grado de incidencia de violencia superior a la media nacional en agresión física, emocional, económica y sexual con un 62. 83 % según el Atlas de Género.

¿Qué podemos hacer?

El combate de la violencia hacia la mujer en nuestro estado es una tarea que tenemos cada uno de nosotros, con acciones pequeñas que contribuyan al cambio de nuestra percepción de la realidad.

Frases como ¿Para cuándo te casas? ¿Tan bonita y sin novio? Son marcas que ponemos a las mujeres estigmatizando sus acciones, la frase están así porque quieren, es una de las mentiras más grandes para justificar las acciones violentas, tanto de hombres o de mujeres.

Si usted se encuentra con una persona que está sufriendo violencia. Lo mejor que podemos hacer es escuchar y canalizar con expertos en el tema.