Muchas personas se reúnen con el ánimo de ayudar a otras que están en situación vulnerable, ya sea por vulnerabilidad económica, de ingreso ó de salud y hacen de esta ayuda un modo de vida. Lamentablemente muchas acciones que realizan la hacen con mucho entusiasmo, pero no ponen los pies en la tierra. Las asociaciones civiles debemos verlas como un negocio rentable, es decir lograr que sean autosuficientes.

La mayoría de las asociaciones civiles no realizan planeación de sus actividades y en otras su objeto social es tan amplio que quieren atender a todas las personas con alguna vulnerabilidad y difícilmente logran impactar y la consecuencia es el desanimo, el sentir fracaso en la actividad que se quiere realizar.

EL ENTUSIASMO ES EL PEOR CONSEJERO.

Un ejercicio de planeación permitirá enfocarnos a las actividades en las que podamos tener resultados, aunado a la experiencia que tengamos en ese sector, y sobre todo planear que actividades serán necesarias para el sostenimiento de nuestra asociación.

Se acercó una asociación que su objetivo era atender a niñas hijas de reclusas para poder incorporarlas a una familia en un municipio de Guanajuato, su preocupación era que no tenían recursos para comprar los uniformes de las niñas y ya llevaban meses tratando de conseguir donativos, conseguir los uniformes se volvió su objetivo y todas sus baterías estaban enfocadas en eso, que pasó? Pues descuidaron la formación de las niñas por buscar uniformes, estaban alejadas de su objeto principal. Al platicar con ellas, me di cuenta que la solución ellas mismas la tenían. Era un predio bastante grande donde se podría poner una granja de conejos, y con esta producción de conejos tendrían recursos no solo para los uniformes de las niñas, sino para más cosas; con esto, esta asociación puede sostener a más niñas y cumplir su objetivo inicial de incorporar a niñas a familias.

Sé que la dinámica de las asociaciones civiles a veces es compleja, pero lo que no se planea no se obtiene, planear no es otra cosa que saber a dónde nos dirigimos y que medios tenemos para llegar a ese objetivo y poner los pasos, unos más grandes otros más pequeños que necesitamos para lograr nuestra meta.