Hola los saludo con afecto y alegría y por ello deseo compartir con ustedes en este espacio, el tema de la disminución de los recursos económicos entregados por el Instituto Nacional Electoral a los Partidos Políticos, hoy, recuperándonos de las impresiones, sustos y tragedias de los eventos naturales del mes pasado, nos encontramos, con que ya son tiempos de política y que el proceso electoral del año 2018, ya se encuentra en marcha, estas circunstancias nos demuestran la existencia de diversas realidades legales, sociales, financieras y políticas que en la mayoría de los casos, no queremos observar, no nos agrada admitirlas y en ocasiones, hasta nos negamos a aceptarlas en razón de su crueldad, trascendencia o impacto que poseen.

Por qué comento lo anterior? porque después de las amargas experiencias que nos produjeron los sismos del mes pasado, todos y cada uno de nosotros necesariamente, tuvimos y en algunos casos hasta hoy todavía se encuentran, en un proceso de reflexión/análisis/concientización moral, social, cultural y política que como sociedad tenemos la necesidad de concluir, para poder avanzar hacia el Proceso de Reconstrucción Nacional.

En medio de este proceso sociocultural, fuimos testigos durante el mes de septiembre de una propuesta de apoyo político-financiero emitida por algunos institutos políticos, por ejemplo el Partido de Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA, a través de su Presidente anunció que destinaria el 20% de su presupuesto del año 2018 para ayudar a las personas damnificadas, asimismo el Partido Revolucionario Institucional, PRI, también por medio de su Presidente anunció, que destinaria todo su presupuesto financiero de este año 2017, que asciende en promedio a 218 millones de pesos, para apoyar el Proceso de Reconstrucción Nacional, en primera instancia el Instituto Nacional Electoral mostro una postura negativa ante tales propuestas de apoyo, pero conforme se fue socializando el tema, su postura fue de tolerancia y entonces es aquí donde surge el debate nacional: Que acaso el dinero que se les proporciona a los partidos , es demasiado y les sobra para proponer ayudar con cantidades millonarias?, Es necesario suspender el financiamiento público a los partidos políticos para evitar que lo dilapen en actividades diversas a la promoción y propaganda política?, Cual es la verdadera razón por la que los partidos políticos están tan dispuestos a donar sumas millonarias ?, Será entonces que el dinero que se les proporciona resulta ser excesivo, demasiado o quizás exagerado para el desarrollo de sus actividades y fines de propaganda y proselitismo político? Todas estas incógnitas se encuentran sin respuesta oficial y flotando dentro del debate político nacional, sin embargo al paso del tiempo y sin tener respuestas claras se van dando realidades que en ocasiones no deseamos aceptar, por ejemplo:


• El Proceso de Reconstrucción Nacional, se transformara en un proceso socio/cultural/financiero de dimensiones multimillonarias, hoy proyectado por la Cámara de Diputados, con un costo aproximado de 43 mil millones de pesos, pero todos sabemos que esta cantidad será al final insuficiente y todo dinero que sea posible recaudar será bienvenido.
• Es una realidad social/cultural la existencia de cientos de miles de personas damnificadas, afectadas en su patrimonio familiar por medio de la pérdida total de sus casas o afectaciones trascendentes que implican y justifican obtener la mayor cantidad de recursos económicos de todo donador posible, incluyendo a los partidos políticos.
• La existencia de una crisis de falta de legitimidad qué afecta a todos los Institutos Políticos, hoy en el inicio del proceso electoral del año 2018, los motiva para aprovechar una coyuntura sociocultural, manifestándose solidarios y corresponsables para apoyar a la ciudadanía (a la promoción política disfrazada para obtener adeptos y votos en los próximos sufragios), intentando con ello elevar su porcentaje de aceptación entre la población votante, finalmente es triste reconocer y aceptar que todo el dinero que proponen apoyar los partidos políticos proviene en primera instancia del ciudadano que paga sus impuestos, aporta el pago de los servicios públicos y compra bienes y servicios para satisfacer sus necesidades, es decir, el dinero donado por los institutos es del ciudadano y no de estos .

En razón de lo comentado, intentando hacer una reflexión objetiva, me parece que lo más sensato, honesto, real, sería efectuar un análisis financiero y político sobre el monto de recursos económicos que le son proporcionados a los Institutos Políticos, para que realicen sus actividades de propaganda y promoción, con el propósito de recortarlo, reubicarlo y que dicho esfuerzo financiero que realizamos todos los ciudadanos, se utilice e invierta en la promoción de la Cultura Democrática y en la búsqueda del bienestar común y la paz social de nuestra sociedad…..tu que opinas?.