Saludos a nuestros lectores, en esta ocasión me voy a permitir narrar a ustedes, uno de los muchos casos de mujeres que se encuentran privadas de su libertad, en algún Centro de Reinserción Social del Estado, y sean ustedes quienes saquen su propio Veredicto en relación al tema y la impartición de Justicia.

Bien…Este extracto es parte de la vida real de una mujer actualmente en reclusión, se trata de una persona de aproximadamente 35 años de edad, cuyo delito es haber cometido homicidio por envenenamiento a sus dos hijos; un menor de 7 años y el otro de 1 mes de edad aproximadamente

Para fines de este articulo y respetando el anonimato nos referiremos a ella nombrándola “Marta”. Desde su infancia fue víctima de violación de parte de su padrastro, no obstante al acusarse con su madre de los hechos, ésta la tildaba de mentirosa, creyendo que le decía eso para separarla de su pareja sentimental por no ser él su padre, al paso del tiempo y harta de humillaciones de parte de su madre y abuso que no cesaba por parte del padrastro, Martha conoce a un joven con el que decide entablar una relación en concubinato y así, salir de la casa de sus verdugos. Transcurre el tiempo… tienen un hijo y después de infinidad de problemas de índole sexual, dado el trauma que traía por los abusos de su padrastro, le surge a su pareja una oportunidad laboral en Estados Unidos y decide irse buscando el sueño americano, con la promesa de regresar por su familia o con capital para mejorar las condiciones económicas en las que se encuentran.

A un par de meses, ya sin la presencia de su esposo, Marta es interceptada nuevamente por su padrastro quien la amenaza y obliga a sostener relaciones sexuales, siempre con la amenaza latente de decirle a su madre que es ella la ofrecida. Nuevamente víctima de abusos sexuales de parte de su padrastro y para su mala fortuna queda embarazada.

Al ser una comunidad pequeña adonde se suscitan los hechos, los familiares del esposo no tardan en enterarse que Marta se encuentra embarazada, incrédulos le avisan al esposo y casi de inmediato le marca desde estados Unidos, para reclamarle el hecho del embarazo sin que él estuviera presente. Atormentada le confiesa su historia llena de abusos mostrando su esposo incredulidad con todo lo que estaba escuchando, refiriéndole que sus familiares irán a la brevedad a recoger al hijo de ambos. Ante tal desesperación y para colmo de males a unos días de dar a luz, Marta pide el auxilio y apoyo de la madre, y está niega la ayuda justificándole y confesándole que también ella fue víctima de violación de parte de su padre, producto de esta nació ella. En realidad el abuelo materno de Marta resultó ser su padre.

Desesperada, sin dinero y a punto de dar a luz, es interceptada por el padrastro quien tiene la seguridad que el hijo que estaba a punto de nacer es de él. La lleva a un lugar determinado para que pueda dar a luz y al salir, le renta un cuarto de hotel para su recuperación.

Marta, ahora ya con dos hijos decide vivir escondida en el hotel, evitando a toda costa que los familiares de su esposo le quiten al menor de 7 años. En un estado de total depresión, toma la decisión más drástica de su vida; quitarse la vida y con ella también a sus dos hijos, dándoles a ingerir raticida y ácidos mezclados con sus alimentos. La dueña del hotel al entrar a la habitación, se percata que los cuerpos ya inconscientes se encuentran sacando espuma por la boca, los menores que parecían dormidos ya estaban muertos, ella corre con la suerte de que la estabilicen en el hospital y logran salvarle la vida.

Marta fue condenada a 36 años de prisión, al día de hoy presenta inestabilidad emocional, depresión al extremo, crisis psicológicas, no obstante el tratamiento ha tratado de suicidarse un par de veces, no es visitada por persona alguna y es producto de nuestra sociedad.

Culpable o Inocente ?