El pasado dos de Abril México se pintó de azul al iluminarse varias edificios y esculturas emblemáticas de cada una de las ciudades y Puebla no se quedó atrás, el Palacio Municipal y varias de sus fuentes fueron marco de la conmemoración del día del Autismo luciendo una iluminación del color distintivo.

El 18 de diciembre de 2007 la Asamblea General de las Naciones Unidas "decide designar el 2 de abril como Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, a partir de ese día y año tras año diversas organizaciones, más allá de convertirlo en un día de celebración, alzan sus voces y se unen para exponer propuestas que permitan la inclusión y favorezcan los derechos de las personas con trastorno del Espectro Autista.

A días de la conmemoración, en México se pinta un escenario diferente con la aprobación en el Senado la Ley General de Atención y Protección a Personas con la condición del Espectro Autista gracias a la iniciativa de la Diputada Paloma Villaseñor Secretaria de la comisión de Atención a Grupos Vulnerables.

La nueva Ley sienta las bases para que el Autismo sea atendido como un problema de salud Pública, plantea la creación de la Comisión Intersecretarial para la Atención y Protección a Personas con la Condición del Espectro Autista, constituida como instancia de carácter permanente del Ejecutivo federal, para garantizar la ejecución de los programas en la materia.

Esta ley es la punta del Ice Berg que sin duda marcará el desarrollo de programas sociales, no solo de salud, si no de educación, y de inclusión. Necesitamos dar mayor información y difusión de detección temprana a la población en general. Muchos niños y ya no tan niños aún no están diagnosticados y muchos otros se conforman con diagnósticos erróneos hechos por escuelas y por personas no especializadas en el tema. Un verdadero diagnóstico lo deberá dar un grupo de especialistas: Neurólogo infantil y terapeuta con especialidad. Pero tocaré la tecla fuerte y desafinada del piano. Los especialistas necesitan ser más humanos tanto al dar el diagnostico como al ayudar, canalizar orientar a todos aquellos padres que aún no cuentan con los medios económicos para pagar las terapias. Se necesitan programas sociales que el gobierno pueda financiar para atender a padres que soliciten becas e incluso intervenciones tempranas.

Dicha ley aprobada por los senadores, tomara la fuerza necesaria y los mecanismos de acción con el trabajo de los padres, escuelas, Asociaciones civiles y voluntariados dedicados al Autismo. La tarea es titánica, pero la motivación por generar nuevos escenarios en donde las se logre más equidad, respeto, inclusión será más grande y visionaria por parte de las personas designadas a ejecutar y operar dichos programas sociales y altruistas. ¿Y Yo… me sumo a todos ellos…me ayudan?