En la actualidad, muchas parejas que comparten la enorme responsabilidad de tener hijos deciden separarse. Las causas pueden ser muchas, pero si entre ellas los límites han sido rebasados y la relación llegó a un punto en el cual ha afectado a los involucrados y a sus propios hijos, sin duda tomar esta decisión ha sido la mejor opción para lograr mejorar su estilo de vida.

La alternativa del divorcio implica muchos cambios tanto como para la ex pareja como para los hijos, quienes evidentemente sufrirán un desequilibrio emocional hasta que logren adaptarse y es por esta razón que se debe tomar en cuenta su bienestar, ya que en ese momento lo último que los pequeños necesitan es escuchar comentarios llenos de resentimiento hacia el otro progenitor.

Es muy importante recordar que la relación de pareja se ha roto, pero la relación que tendrán en común por ser padres perdurará toda la vida, así que lo mejor es mantener una comunicación que les permita a ambos disfrutar a sus hijos en un ambiente en el que exista paz, ya que de nada servirá haberse separado si el ambiente seguirá siendo tóxico lleno de resentimientos y heridas no sanadas, las cuales resentirán sus hijos.

Entre los puntos más importantes se encuentran

• Mantener comunicación constante centrándose en sus hijos, evitando hacer comentarios sobre la relación que ha quedado en el pasado. Las actividades y sucesos importantes que sus hijos realicen en la semana, es de mucha utilidad hacérsela saber al otro progenitor con la intención de que ambos estén informados de lo que ha estado haciendo su hijo. Omitir información no servirá de nada y ambos padres merecen saber lo que su hijo ha hecho, ya sea positivo o negativo. Así pueden crear acuerdos sobre qué medidas deben tomar y como pueden actuar.
• Eviten hacer comentarios negativos sobre su ex pareja delante de sus hijos. Ambos son sus padres y merecen el respeto del pequeño. Esta clase de comentarios lo único que hace es lastimar a sus hijos.
• No quieran comprar el cariño de sus hijos con objetos para generar simpatía, con la intención de obtener una preferencia hacia ustedes antes que a su otro progenitor. Los pequeños sin muy inteligentes y lamentablemente lo que ustedes les enseñan es a interesarse por conveniencia en vez de un genuino cariño.

Han tomado una decisión la cual será un camino difícil, pero si la pueden encaminar adecuadamente centrándose en las necesidades primordiales de sus hijos por encima de las necesidades propias, lograrán los mejores resultados.