Regularmente cuando consulto a mis pacientes pregunto si se consideran pacientes con estreñimiento, a lo que la gran mayoría me contesta que no, después de eso siempre pregunto cuántas veces van al baño en un día y me dicen que una vez al día.

Para que un paciente no se considere con problemas de estreñimiento debe ir al baño al menos dos veces por día. El correcto consumo de fibra nos ayudara a la motilidad gástrica, ayudando a regular la función intestinal evitando este tipo de padecimientos, que además nos hace retener más tiempo toxinas en el intestino y con el tiempo puede llegar a provocar cáncer de colon.

La fibra es una sustancia que se encuentra en las plantas. La fibra vegetal, que es el tipo de fibra que se puede comer, se encuentra en las frutas, las verduras y los granos, y es una parte importante de una dieta saludable.

La fibra vegetal le agrega volumen a la dieta y, dado a que aumenta el volumen al combinarse con agua ayuda a sentirnos satisfechos de una manera más rápida por lo tanto puede ayudar a controlar el peso. La fibra igualmente ayuda a la digestión y a prevenir el estreñimiento.

Además el tener una dieta rica en fibra ayuda a mantener los niveles de colesterol en rangos normales evitando cardiopatías y otras complicaciones.

Una persona que tiene el funcionamiento intestinal correcto acude al baño de dos a tres veces por día, este tipo de pacientes debe cubrir 25 gramos de fibra al día para continuar así, mientras que las personas que sufren de estreñimiento deben aumentar el consumo de fibra a 35 gramos diarios, esto con el fin de aumentar la motilidad gástrica e ir por lo menos dos veces al baño en un día.

Este conteo de fibra será exitoso si consumimos diariamente frutas ricas en fibra como fresas, zarzamoras, papaya, kiwis, manzanas con cascara, naranja en gajos y verduras como jitomates, apio, pepino con cascara, estas deben ser crudas y se pueden consumir en ensaladas o snacks y cereales de granos enteros, además de acompañar los alimentos con 2 litros de agua natural.