Ser padre sin duda es una tarea titánica, y lo más interesante es que nadie nos enseña a hacerlo… por tal razón es muy común cometer ciertos errores durante el camino y aprender conforme la marcha, siempre considerando a nuestro parecer lo mejor para ellos. Nadie educa a un hijo con la intención de hacerle daño, muy por el contrario, todas nuestras acciones como padres son pensando en ellos y en su bienestar, pero aun así es muy frecuente confundir ciertas acciones que en vez de ayudarle a formarse como persona, es posible que intervenga en su desarrollo de autosuficiencia, como lo es la sobreprotección.

El proteger a nuestros hijos demasiado, es el resultado de un sentimiento de temor provocado por la creencia de que un hijo necesita a sus padres sobre todas las cosas, ya que si no es así, es probable que algo malo le suceda. Un hijo necesita a sus padres en la infancia, pero de manera gradual aprenderá a ser autónomo, fomentándole desde la infancia para que pueda abrirse paso en un futuro, por tal razón, deberemos brindarles las herramientas necesarias.

¿Cuántas veces hemos hecho acciones por nuestros hijos con la intención de evitarles una molestia? -“La tarea es muy difícil”

¿Cómo espera la maestra que un niño de esa edad resuelva un problema como ese? Así que uno como madre piensa en realizarle la tarea.- “Mi niño ya tiene 5 años, pero todavía le cuesta trabajo vestirse solito, y como veo que se desespera de que no se puede abotonar la camisa, yo lo hago por él. Para eso estoy.”

-“No me gusta que mi hijo salga a jugar al patio. Está lleno de tierra y se va a ensuciar… Además puede caerse y se va a lastimar. Mejor que este en el interior de la casa y así estará callado mirando la televisión”-

Aunque no lo parezca, esto es más común de lo que creemos, y podemos dar muchos ejemplos más. No subestimemos la capacidad de nuestros hijos. Ahora es cuando están desarrollando sus capacidades que les servirán en un futuro. Siempre y cuando sus actividades correspondan a su desarrollo, podemos permitirnos el estimular su curiosidad y ganas de aprender. El conocimiento se adquiere gracias a las experiencias vividas, descubriendo, tocando, observando y escuchando.

Brindémosles a nuestros hijos ese sentimiento de confianza en sí mismos. ¿Qué mensaje les doy a mis hijos cuando mis acciones demuestran que temo a que ellos hagan solos las cosas? ¿Realmente cómo influye esto es su desarrollo?

El permitir que nuestros hijos experimenten cosas por sí mismos les ayudará a su confianza, en su autonomía y será benéfico para el desarrollo de habilidades adquirir conocimientos nuevos.

No hay mejor regalo para ellos que permitirles desarrollar todo su potencial y así mirar como en futuro se convierten en las personas que desearon ser.